Busca INE remover a consejeros de Chihuahua

Por: Alejandro Salmón Aguilera. Es odioso decir “se los dije” pero en este espacio advertimos del desorden y la falta de puntualidad con la que el Instituto Estatal Electoral preparaba los comicios el 5 de junio pasado.

Aquí lo dijimos: la impresión del material electoral debió hacerse entre el 15 de abril al 13 de mayo de 2016, según el calendario establecido por el propio Consejo General del IEE. ¿Qué pasó en realidad? Que eran los últimos días de mayo y apenas andaban repartiendo los paquetes con boletas, sólo boletas, no el resto del material electoral.

Las consecuencias están a la vista: el proceso no ha podido recibir la validación correspondiente porque el órgano electoral tuvo un desorden y una desatención tal en un aspecto tan delicado como es la impresión de boletas, que le dio al PRI la materia para impugnar el proceso.

Mención aparte merece la pretención del PRI, de ganar en la mesa una elección en la cual salió vapuleado, pero si ahora se puede sentar en su necedad de repetir la elección, es porque el órgano electoral no cumplió con el principio de certeza mínimo, como es el saber con exactitud cuántas boletas se iban a imprimir y a repartir para la jornada del primer domingo de junio.

Por consiguiente, tampoco se cumplieron las otras dos fechas que eran clave para dar certidumbre al proceso: Sellado, contado y enfajillado de boletas electorales, programado para los días 20 al 24 de mayo de 2016. Ahí están las notas periodísticas: eran finales de mayo y apenas andaban repartiéndolas. Y si no había boletas, tampoco se cumlplió con todo rigor con la entrega de los paquetes a los presidentes de mesas directivas.

Ahora los consejeros del IEE, los que se subieron el sueldo de manera desproporcionada a todo indicador económico del país, llámese

Tagged under: , , ,

Déjanos saber tu opinión, comenta sobre esta Noticia, Gracias.

Back to top
A %d blogueros les gusta esto: