AMLO y el tigre que alimentó durante los últimos 12 años

La semana pasada fueron convocados a la Convención de la Asociación de Banqueros de México para que expusieran su proyecto de gobierno los seis aspirantes a la presidencia de la república. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), para no variar, generó polémica por sus dichos al final de su intervención, al responder a la pregunta de si reconocería los resultados electorales:

“Si las elecciones son limpias y libres, me voy a Palenque; también si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre, el que suelte el tigre que lo amarre, yo ya no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral.”

En 1977, cuando en Estado inició el proceso de la Reforma Política desde la Secretaría de  Gobernación, Jesús Reyes Heroles justificó esta necesidad para el país y planteó, en términos coloquiales, el riesgo y la advertencia de no llevarla a cabo con la frase “Debemos tener cuidado de no despertar al México Bronco”.

El dicho de Andrés Manuel López Obrador ha sido interpretado por sus adversarios y por sus críticos como una advertencia y amenaza que remite a su reacción ante los resultados electorales de 2006, cuando perdió las elecciones ante Felipe Calderón por un margen estrecho y plantó una protesta en las principales avenidas del centro de la Ciudad de México, expresó su desprecio a las instituciones al decir “Que vayan al Diablo con sus instituciones”, se autonombró como Presidente legítimo, organizó un gobierno paralelo, juró en el Zócalo de la CDMX el cargo ante una multitud y se dedicó a denostar al presidente Felipe Calderon durante seis años llamándolo espurio.

La frase de López Obrador ante los banqueros de “a ver quién va a amarrar el Tigre” es interpretada como una amenaza de violencia en el caso de que él pierda las elecciones y considere que hubo fraude, significa que habría violencia y que no va a estar para contenerla como, según explicó y justificó su plantón de 2006, lo hizo en aquella ocasión pues había gente dispuesta a la violencia por el fraude que se cometió en su contra.

Las palabras del candidato de Morena de inmediato fueron tomadas como material para la contra propaganda por el candidato del PRI, José Antonio Meade, quien de inmediato dijo “Aquí nadie suelta al tigre. Aquí la gente se convence y va a votar”.

Yahoo.noticias

Déjanos saber tu opinión, comenta sobre esta Noticia, Gracias.

Back to top
A %d blogueros les gusta esto: