Las vacaciones de los hijos de Trump esquiando en Aspen les salen caras a los estadounidenses

Las vacaciones de los hijos de Trump esquiando en Aspen les salen caras a los estadounidenses

Por Jesús del Toro. 22 de Marzo del 2017. Tener una familia grande y activa resulta caro, pero cuando se trata de la familia presidencial ciertos gastos, con cargo al erario público, resultan considerables y controversiales.

Las vacaciones de inicio de primavera, conocidas en Estados Unidos como ‘Spring break’, han sido al parecer especialmente punzantes para la familia de Ivanka Trump. Por un lado, el escrutinio público fiero que sigue a la hija del presidente Donald Trump y la controversia por su creciente y casi sin precedente rol en la Casa Blanca hacen que casi cada paso que ella da sea comentado, alabado, criticado. Y, por el otro, existe el interés en Ivanka en tanto icono del jet set y muchos la siguen, y critican, desde ese punto de vista propio del seguimiento de los ‘famosos’.

Así, los hijos y nietos de Donald Trump se han tomado unas vacaciones en un centro de esquí en Aspen, Colorado, lo que como comenta el periódico International Business Times ha sido una reunión familiar de los hermanos Ivanka, Donald Jr. y Erik luego de que habían estado cada uno atendiendo sus asuntos por separado tras la llegada de su padre a la Casa Blanca.

Pero al tratarse de la familia del presidente, su viaje a Aspen implica contar con una nutrida escolta de agentes del Servicio Secreto, una actividad que, de acuerdo a la televisora NBC, implica un costo importante para las finanzas públicas.

Por lo pronto, un gasto vinculado a ello son 12.208 dólares que, al parecer, se dedicaron a la renta de equipo de esquí para los agentes que acompañan a la familia Trump mientras ellos se recrean en la nieve de Colorado, aunque ese nexo no habría sido plenamente verificado.

De acuerdo al periódico británico The Independent, se dice que ese viaje a Aspen requirió que 100 agentes del Servicio Secreto acompañaran a los hijos de Trump, pero no es claro en qué se basa esa cifra. Ese periódico cita quejas de residentes y otros visitantes de esa área de esquí porque les ha costado más trabajo hacer reservaciones para cenar y el tráfico en el lugar se ha incrementado. Situaciones que pueden molestar a algunos pero que, en realidad, son usuales en las visitas del presidente o de su familia.

El propio Donald Trump criticó en 2012, en mensajes en Twitter, el costo para el erario público de los viajes de Michelle Obama a esquiar en Aspen. Una crítica que muchos  aplican a la actual familia presidencial.

Noticias Yahoo.com

Déjanos saber tu opinión, comenta sobre esta Noticia, Gracias.